¿Cómo será el mundo tecnológico en veinte años?

Hace veinte años nadie hubiese creído que podríamos consultar todos los mapas del mundo en el móvil y que estos, a través de una voz, nos llevasen a nuestro destino. Con toda posibilidad si les dijésemos que podrían consultar las inclemencias meteorológicas y la temperatura en tiempo real a través del móvil se hubiesen reído de nosotros.

Es curioso comprobar como las tecnologías más cotidianas de nuestros días serían impensables hace tan solo dos décadas y más curioso es ver con que facilidad nos habituamos a estos avances dándolos por evidentes.

El juego es el siguiente, ¿Seríamos capaces de adivinar como será el mundo tecnológico dentro de veinte años?

El futurista Ray Kurzweil, por ejemplo, cree que en 2040 la inteligencia artificial será tan buena que los seres humanos estarán completamente inmersos en la realidad virtual y que, cuando la tecnología llegue a ser tan avanzada como para cambiar a la raza humana de manera irreversible, sucederá algo denominado Singularidad.

En una entrevista sobre este tema, Kevin Kelly, que ayudó a lanzar Weired en 1993 afirmó textualmente:

1. Los robótica será fundamental.
Seguramente la mayoría de las cosas que se van a producir las harán robots y sistemas automatizados, pero los humanos podemos modificarlos y participar en su coproducción en una medida que no fue posible en la era industrial, dice Kelly.

2. Conviviremos con el seguimiento y la vigilancia.
Serán más frecuentes, pero podrían avanzar hacia una “vigilancia pactada”, en la que podamos controlar quién nos está monitorizando y qué es lo que está monitorizando.
Según Kelly, va a ser extremadamente difícil evitar este seguimiento, dado que todas las tecnologías -desde los sensores a la digitalización, la comunicación o las conexiones inalámbricas- intentan monitorizarnos. Internet nos va a monitorizar, dice Kelly. Y el gobierno y las corporaciones también. En realidad no podremos evitarlo. Solo podremos procurar que se haga de manera civilizada, creando una especie de convivencia del seguimiento. La solución podría estar, según él, en informar a la gente sobre quién los está monitorizando y qué es lo que están monitorizando; y darles la capacidad de corregir los seguimientos que son inexactos.

3. Big data. Todo estará relacionado con grandes recopilaciones de datos.
“Nos encontramos en un período en el que las enormes dimensiones de los datos y las variables en tiempo real necesarias para capturarlos, moverlos, procesarlos, mejorarlos, gestionarlos y reorganizarlos, se están convirtiendo en elementos fundamentales para el bienestar”, dice Kelly.

4. Hacer las preguntas correctas será más valioso que encontrar respuestas.
Kelly considera que hacer buenas preguntas será mucho más importante en el futuro que encontrar soluciones puntuales.

“Lo que pasa a ser realmente valioso en un mundo bajo el reinado de Google son las grandes preguntas y eso significa que durante mucho tiempo los seres humanos serán mejores que las máquinas. Las máquinas son para las respuestas. Los humanos para las preguntas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *