La inteligencia artificial que quiere adivinar si eres gay o heterosexual

La inteligencia artificial que quiere adivinar si eres gay o heterosexual

 

Desde hace tiempo, Nick Bostrom nos avisa de los peligros de la inteligencia artificial. Con su libro ‘Superinteligencia: Caminos, Peligros, Estrategias’ elogiado por Elon Musk y Bill Gates, trata la suposición –no muy alejada de la realidad- de lo que sucedería si los cerebros artificiales superasen a los humanos. Pues bien, la superinteligencia artificial está cada vez más cerca.

Recientemente, un estudio de la Universidad de Stanford ha diseñado un algoritmo que adivina la orientación sexual de las personas con un alto grado de fiabilidad. El programa se ha desarrollado tras analizar más de 35.000 fotografías públicas provenientes de una página para encontrar pareja. En esos perfiles se detallaba la orientación sexual de los usuarios, información indispensable que ha permitido a la inteligencia artificial analizar los patrones faciales.

La investigación, publicada en el Journal of Personality and Social Psychology y realizada por M. Kosinski y Y. Wang, logra predecir con un 91% de fiabilidad la orientación sexual de los hombres. Sin embargo, en el caso de las mujeres, el porcentaje es algo más bajo: un 83%. Según los autores del estudio, esto puede deberse a que la orientación sexual de las mujeres es más flexible.

Los principales hallazgos parten de la premisa de que la orientación sexual viene dada por ciertas hormonas antes del nacimiento, teoría no poco controvertida. Así, se argumenta que los hombres homosexuales tienen expresiones “atípicas” para su género (aparecen más arreglados, y en muchos casos poseen mandíbulas más estrechas y narices más grandes). En el caso de las mujeres, se detectan mandíbulas más grandes y frentes más pequeñas que en las mujeres heterosexuales.

Como era de esperar, este estudio ha levantado tanto dudas como críticas sobre la ética de la tecnología de detección facial y el potencial de este tipo de softwares para violar la privacidad de las personas. O por la posibilidad de utilizarse para propósitos contra el colectivo LGTB.

Un dato interesante de este trabajo es que a lo largo del estudio no se han incluido personas de color, bisexuales o transexuales: todos los participantes eran blancos y nacidos en EEUU. A pesar de las críticas del sector feminista, los autores aseguran que este hecho no afecta a las principales conclusiones del estudio.

Según Kosinski y Wang, el propósito de este trabajo no era crear un software capaz de predecir la sexualidad de las personas, sino demostrar que es posible, dando un toque de atención tanto a gobiernos como ciudadanos, denunciando lo potencialmente peligrosa que puede ser esta nueva tecnología.

Actualmente, además de sistemas de inteligencia artificial que estudien la sexualidad, existen otros que relacionan los rasgos faciales con rasgos de la personalidad o con la propia orientación política. Además de eso, hemos de recordar que Facebook o Google también utilizan inteligencias artificiales para cosechar datos con fines de mercado o sobre la pobreza. El lado positivo, la rapidez con la que las máquinas pueden obtener información de las fotografías. El negativo, ¿podremos controlar lo que creamos?

Esperemos, por nuestro bien, que así sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>